Archives

CARMELO TORRES

Carmelo Torres

Acordeonista y compositor, Carmelo Torres es considerado como uno de los principales protagonistas de la historia de la Cumbia Colombiana. Es el legado viviente de la Cumbia Sabanera, un estilo dentro de la música de acordeón sabanero, conglomerado de géneros que caracterizan la zona rural de de San Jacinto y los Montes de María en el caribe colombiano.

La música de Carmelo Torres revive en las mentes de los bailadores los paisajes del campo colombiano; la sabana y los Montes de María se vuelven música. Su carácter local lo ha llevado al ámbito global: con gran éxito en México, Costa Rica, Canadá, Francia, Alemania, Bélgica, Suiza, Portugal y Colombia, su música se baila en los clubes nocturnos de las nuevas generaciones, mirando hacia atrás y hacia adelante en el tiempo una misma canción.

Carmelo creció en una región llena de historia musical, conocida por sus gaiteros y grandes músicos, como el clarinetista y compositor Lucho Bermúdez, Los Gaiteros de San Jacinto y el “Rey de la Cumbia” Andrés Landero, quien fue su maestro desde jóven, enseñándole los misterios de la música sabanera y sobretodo de la cumbia.

Selección oficial WOMEX 2019

ËDA

Ëda

Desde los yarumos plateados hasta los techos parisinos.

ËDA – Eléonore Diaz Arbelaez es cantante y contrabajista. Sus primeras experiencias musicales, del rock psicodélico a la salsa, y su herencia cultural la llevan al gusto de la mezcla. Escribe y canta en español, idioma de los poetas que la inspiran, porque Eleonore es franco-colombiana.

En 2015, conoce a Anthony, músico y productor en el mundo pop y jazz parisino. Él también sabe de música latina; antes de formar parte de los 3SOMESISTERS, a colaborado con artistas como Ricardo Herz (Brasil) y Niuver (Cuba).

Desde entonces, empiezan un trabajo cómplice alrededor de los textos y de las composiciones de Eleonore, inspirándose de la potencia de una Lhasa de Sela, del onirismo de una Björk, de la profundidad de un James Blake o de la dulzura de una Omara Portuondo. Al término de un camino que se ha enriquecido con el tiempo, como el resultado natural de la búsqueda de uno mismo, fusionan música tradicional con electro-pop actual.

Pao Barreto

Pao Barreto

Después de haber participado en varias bandas de música latina en Francia, como The Bongo Hop, Who’s the Cuban, Cumbia Ya! y Cumbia y Cardón, la colombiana Pao Barreto, radicada en París desde hace casi diez años, lanza este año su carrera solista con un primer disco, “Spiralis”, que saldrá a la luz durante la primavera del 2021.

Sus composiciones recurren a multitud de estilos: ritmos caribeños festivos (porro, champeta, cumbia) junto a sonidos electrónicos muy reverberados, con toques de soul, funk, swing y reggae.

Sus textos celebran los temas que le son queridos: la conexión con la naturaleza, el ritmo cíclico de todo y la capacidad de transformación de cada uno.

CANDELEROS

Candeleros

Psicodelia afrocaribeña & Cumbia

Bebiendo de fuentes como la Cumbia, el Merengue, el Dub y los ritmos africanos y caribeños, Candeleros se entregan a un exorcismo sonoro en el que la mixtura es el medio (nunca el objetivo) para alcanzar estados alterados de conciencia. Percusiones venidas del más allá, ecos andinos, ambientes cinemáticos y melodías extraídas de un viejo episodio de The Twilight Zone.

Su música es un agujero posmoderno en el tuétano del tropicalismo. Como si Chaino se asociara con Chicha Libre para facturar downtempo latino pringado en THC. Entre su lista de colaboradores destacan nombres de la talla de Dodosound (Iseo&Dodosound), Faauna y Carlos Tález, una cuadrilla de imagineros de lo psych en clave tómbola de feria que ilustra perfectamente la falta de prejuicios de esta formación de sangre caliente y cabeza volátil.

Ellos son la prueba, otra más, de que la Cumbia ha llegado a Europa para quedarse. Candeleros, son un sexteto de origen plurinacional (Venezuela, Colombia) que tienen en Madrid su centro de operaciones y que practica una psicodelia multicolor, que cabalga sobre frenéticos ritmos bailables.

Echar una candela se conoce popularmente como el encuentro improvisado alrededor de tabaco, fuego y música. La candela también mide las unidades de luz y su intensidad. La candela y el fuego son empleados como metáforas de pasión, calor y amor. Sonidos afrocaribeños como identidad, folclor y modernidad en un solo recital. La propuesta de Candeleros está llena de matices y eclecticismos. Con una base de sonidos afrocaribeños, el grupo ofrece una suerte de ritual psicodélico con tambores, guitarra y percusión.

En estos 4 años de trayectoria han participado en múltiples eventos a nivel internacional. Han actuado en festivales importantes como el Sonorama Ribera, El Trans Musicales de Rennes (Francia), el Sziget Festival (Budapest), El Festival BAM (Barcelona), el Monkey Week (Sevilla). Y han llevado su música a otras tierras participando en eventos como el Forum do Futuro en Porto (Portugal), la feria de Música MIL Lisboa, en eventos como Muévelo! en Paris y el Baile Tropicante en Lisboa.

Además de esto, Candeleros ha tenido presencia en plataformas de difusión musical como KEXP Radio, Radio Gladys Palmera y Sofar Sounds.

Totó la Momposina

Algo que tengo muy claro en cuanto mi herencia musical es que la música es como el hombre: debe crecer y no quedarse en un museo o en lamentaciones”. Sonia Bazanta Vides tiene una sonrisa sincera, contagiante y una mirada limpia llena de espiritualidad, de amor por la música tradicional y por la cultura colombiana.

Totó La Momposina, como se le conoce artísticamente, tiene una energía desbordante en su potente voz, con la que ha hecho vibrar a millones de espectadores desde hace ya 50 años, tiempo en el que se ha consolidado como la pionera y mayor representante de la música tradicional de Colombia en el mundo.

Totó y sus músicos trabajan en recuperar, mezclar y crear nuevas expresiones de la música tradicional, a través de la mezcla de instrumentos y sentimientos de las diferentes regiones del país en un sonido, en un solo canto de identidad cultural colombiana. Aún hoy ella, es la inspiración para músicos, intérpretes y diversos artistas que llevan como ella, la voz de Colombia al resto del mundo.

Cantadora oriunda de la isla de Mompox, aprendió de sus padres el arte de la música, el canto y el baile y desde muy niña se convirtió en Totó cuando escuchaba el sonido del tambor al cual respondía rítmicamente “To-tó”. Ella proviene de una familia de músicos, artistas y zapateros y con ellos conforma, en el año 1964, el primer grupo musical con el que empieza una larga trayectoria llena de triunfos y satisfacciones.

Hoy en día, 50 años después, trabaja con la misma pasión y entusiasmo por mantener viva la cultura colombiana. Totó estudió técnica vocal y música en el conservatorio de la Universidad Nacional de Colombia, historia de la danza y organización de espectáculos en la Universidad de la Sorbona en París, historia del bolero en Santiago de Cuba y La Habana. Pero su verdadera escuela ha sido el pueblo.

En 1983, fue la encargada de acompañar a Gabriel García Márquez a recibir el Premio Nobel de Literatura en Estocolmo – Suecia, cuando ya era ampliamente conocida en el viejo continente. Al radicarse en París durante cuatro años fue la primera artista tradicional en llevar nuestra música a grandes escenarios en Europa, con más frecuencia en Francia y Alemania. Durante este periodo en París graba su primer álbum, “Totó La Momposina” en el año de 1983 para Auvidisc y ha contribuido a la compilación de Colombia “La Ceiba” para ASPIC. En 1987 regresó a Colombia y continuó realizando tanto en el hogar y otros lugares de América Latina y el Caribe.

En 1991, WOMAD trajo de vuelta a Europa y actuó en sus festivales en Japón, Canadá, Inglaterra, Alemania, España y Finlandia. Grabó “La Candela Viva” en 1992 por Real World Records y “Carmelina” para MTM en 1995. Durante la última década también se ha realizado en España, Inglaterra, Escocia, Gales, Alemania, Austria, Suiza, Francia, Holanda, Bélgica, Eslovenia, Italia, Suecia, Noruega, Dinamarca, Finlandia, Polonia, Corea, EE.UU., Mexico, Cuba y en otros siete islas del Caribe; desde entonces no ha parado de producir, de investigar, de recuperar las manifestaciones autóctonas y de crear nuevas expresiones musicales que identifican las antiguas y nuevas generaciones.

Fue Nominada al Grammy Latino en el año 2002 y 2010 en la categoría de mejor álbum tropical y en 2006 fue merecedora del premio WOMEX (The World Music Expo), por su contribución a la música del mundo, por su excelencia artística, el impacto cultural de su trabajo y por sus logros personales. En 2007, recibió el Premio Nuestra Tierra, como mejor artista folklórica, evento en el que Totó, exaltó el valor de creer en nuestras raíces tradicionales y en el talento colombiano, por encima del extranjero.